Ciencia

Huicholes y pesticidas

Patricia Díaz Romo es la coordinadora del proyecto Huicholes y Plaguicidas. Ella y su equipo documentaron y estudiaron el envenenamiento de trabajadores de las plantaciones de tabaco con pesticidas. Hizo un primer documental en 1989 y desde entonces no ha quitado el dedo del renglón. Patricia trabajó en la Casa de Salud Huichola en 1985 y en tres años ella y sus compañeros notaron un impresionante aumento en los problemas de salud en los jornaleros de las plantaciones tabacaleras de Nayarit, que desde entonces han empeorado. Los casos de cáncer y de malformaciones se dispararon. La Escuela de Salud Pública y la Universidad de Guadalajara se dieron a la tarea de investigar qué pasaba.

Fumar es un placer, genial, sensual… y muy tóxico

Patricia Díaz nos cuenta:

“Todos los huicholes tenían como común denominador que habían trabajado en los campos tabacaleros de Nayarit. En 1985 fui a los campos de trabajo para averiguar qué sucedía y nos dimos cuenta de que había un uso indiscrimado de sustancias tóxicas, de plaguicidas. Empezamos a trabajar con Tabamex que era una industria paraestatal, con la Universidad de Guadalajara y con la Escuela de Salud Pública para tratar de mejorar las condiciones de los jornaleros wixáricas y huicholes en los campos pero Tabamex fue privatizada y ya fue imposible seguir trabajando con ellos.  Las compañías privadas que eran nuestra contraparte, rompieron el contacto y ni siquiera nos recibían ni nos tomaban en cuenta y el trabajo con ellas fue imposible”

Por recomendación de la Red de Acción Contra Plaguicidas en Norteamérica en 1992 Patricia empezó a filmar todo y así nació el primer documental sobre este sistemático envenenamiento. La investigadora nos cuenta:

“En 1994 terminamos el primer documental titulado Huicholes y Plaguicidas y los tradujimos a la lengua wixárica o huichol puesto que la mayor parte de los jornaleros no entiende español. Cuando vieron el documental y entendieron la lengua su reacción fue muy diferente. Aunque ellos sabían perfectamente qué era lo que sucedía en los campos, su indignación fue grande, no tenían suficiente información sobre los daños que podría ocasionarles estar constantemente expuestos a estos venenos, a los agro tóxicos y plaguicidas”.

Los plaguicidas nacieron como armas químicas

Hay diversos tipos de plaguicidas; éste nombre es un “paraguas” que comprende a todos lo agroquímicos como insecticidas, herbicidas, funguicidas, etcétera. Muchos de estos productos fueron inventados como armas químicas, nos explica la investigadora. “ Después de la Segunda Guerra Mundial las grandes compañías trasnacionales europeas y norteamericanas las transformaron en insecticidas y con una enorme campaña de publicidad en los medios masivos fueron presentados como de uso diario. Desde los años cincuenta, los usamos de una manera abusiva, indiscriminada no solo en el campo sino en nuestras casas. La población en general está muy expuesta a estos venenos.” nos advierte.

La activista por la agricultura orgánica continúa: “Nuestra investigación se ha destinado al pueblo wixáricas pero después que tradujimos nuestro primer documental, otros pueblos originarios nos pidieron que lo tradujéramos a otras lenguas indias. Así lo hicimos. Nuestro primer video de 1994 está traducido a doce lenguas indígenas.El año pasado terminamos el informe Huicholes y Plaguicidas”

Endosulfán

¿Qué es el endusulfàn? pregunta esta reportera

  • “Es un insecticida, un compuesto orgánico persistente eso quiere decir que se queda e el medio ambiente por mucho tiempo, años o décadas. NO se degrada y está presente en la tierra, en el agua, en las plantas, en los alimentos que consumimos.

  • El convenio de Estocolmo trata de prohibirlo en su totalidad para el 2013. Ya está prohibido en 60 países. México todavía no lo prohíbe y está permitido para una veintena de cultivos. El principal productor de endosulfan es la compañía alemana Bayern prometió dejar de producirlo en 2013. Sin embargo otras compañías incluso empresas mexicanas y lo están produciendo. Si el gobierno de México en verdad cumple con el Acuerdo de Estocolmo, debe prohibirlo en su totalidad. Son muchos los daños que produce a la salud humana y al medio ambiente; no se degrada en años. El viento y el agua lo transporta a miles de kilómetros y se le encuentra, por ejemplo en peces y productos del mar. Los ciclos del agua, las lluvias, los huracanes, las tormentas los llevan s todos los rincones del planeta. Incluso han regresado a lugares donde hace cuarenta años que no se usan.

-¿Se puede saber qué producto químico produce qué daño o qué enfermedad a la gente?

  • Sí, en pero en pocos casos porque desafortunadamente, la gente mezcla las sustancias; por ejemplo revuelve insecticidas con funguicidas lo que hace más difícil rastrear los venenos. Hay bases de datos en internet como la de Pesticide Action Network North America (www.panna.org) donde advierten sobre los efectos en la salud que puede tener cada sustancia o producto en particular. En el caso de las intoxicaciones agudas concretamente de los órganos fosforados sí hay síntomas que se detectan a simple vista: mareo, vómito, dolor de cabeza. Si hay contacto con la piel y los fosforados llegan a la corriente sanguínea, se presentan los calambres, dificultad para caminar, para concentrarse y convulsiones. El problema es que muchos médicos confunden estos síntomas de envenenamiento con epilepsia. Los doctores que están en zonas de alto riesgo de uso intensivo de plaguicidas, no tienen la formación adecuada en toxicología. Muchos pacientes que no reciben el diagnóstico adecuado, mueren por paro respiratorio.

-¿Quiénes son los más afectados, los niños, las mujeres embarazadas, los viejos?

  • Precisamente todos ellos. Todo el que tenga su sistema inmunológico más débil, como los viejos, o los niños que aún no han desarrollado ninguno de sus sistemas ( inmunológico, endocrinológico o el nervioso central). Se ha encontrado en el autismo, hiperactividad y en los problemas de aprendizaje, relación con la intoxicación por plaguicidas. Los niños en gestación son los que corren más peligro pues los químicos con los que tiene contacto la madre, llegan a la placenta y pasan al feto causándoles malformaciones. En los hombre se ha detectado una disminución de espermatozoides después de la exposición a los plaguicidas. La infertilidad está muy bien documentada sobre todo en Europa.

El problema es que en México nuestras autoridades permiten todo. La corrupción mata.