Sin categoría

Conmemorando a Moisés Sánchez, periodista veracruzano

 

 

El 2 de enero del 2015, un grupo de hombres armados se llevó al periodista Moisés Sánchez; entraron a su domicilio en Medellín de Bravo, encapuchados, rompiendo puertas y armados con metralletas. El 25 de enero de ese mismo año el cuerpo de Moisés fue encontrado.

Moisés trabajaba como taxista y con el dinero que ganaba mantenía a su familia y elaboraba semanario llamado La Unión.  El era editor, reportero y director. La Unión cumplía y sigue cumpliendo un papel importantísimo informando a la población local. Ese periodismo comunitario y social es fundamental. Moisés se convirtió en un personaje muy incómodo. Las autoridades, en especial el entonces gobernador Javier Duarte, no querían reconocerlo como periodista.

Clemente Noé Rodriguez Martínez, el homicida confeso, señaló públicamente al alcalde Omar Cruz Pérez como el autor intelectual del crimen. Las investigaciones están llenas de irregularidades, no hay un debido proceso y la familia de Moisés no ha tenido acceso a la verdad, a la justicia y a la reparación del daño. Jorge Sánchez, hijo de Moisés, tomó la estafeta y sigue publicando el periódico que le costó la vida a su padre. Aquí en sus propias palabras.